Pedro Romero nace en Ronda el 19 de noviembre de 1.754 y es bautizado en la Iglesia del Espíritu Santo, la que mandaran construir los Reyes Católicos para conmemorar su victoria contra los moros; muere en su ciudad a los 84 años, el día 10 de febrero de 1.839. Dejó Pedro tantos recuerdos a sus paisanos, que hoy, después de siglo y medio de su muerte, el torero está presente en la afectuosidad y conocimiento de los rondeños. Pedro Romero es un mito en el planeta de los toros y el personaje más popular en su ciudad, hasta el punto de dedicar en su memoria la Feria de Ronda, a primeros de septiembre, cuando en la mayoría de las poblaciones españolas las ferias y fiestas se realizan en honor de su Santo Patrón.

A modo de breve biografía, veamos algunos datos del célebre torero rondeño.

  • Aspecto físico: de complexión fuerte, muy alto y figura atlética.

  • Mata su primer toro: en el año 1.771, a la edad de 17 años, en Ronda.

  • Inauguración de la Plaza de Toros de Ronda: año de 1.785; en el cartel está Pedro Romero  
         y Pepe-Hillo (rivales en la profesión).

  • Modo de matar los toros: siempre "recibiendo", para ejemplo de las "figuras" actuales que lo
         hacen en raras ocasiones.

  • En la pintura: fue retratado por el pintor Francisco de Goya.

  • Su retirada: en el año 1.799 en Madrid, a los 45 años de edad y vuelve a Ronda para
         descansar de su vida taurina.

  • Mató en su vida: la cantidad de 5.600 toros.

  • Percances de importancia: jamás fue herido por los toros.

  • Creencias: era muy religioso, como lo demuestra con su pertenencia y actividad en algunas
         Hermandades rondeñas.

  • Oficio en su retiro rondeño: Visitador de estancos.

  • Capital acumulado: propietario de múltiples fincas rústicas y urbanas.

  • Pensión de jubilado: nueve reales por su cargo de Visitador de Estancos.

  • Último oficio: en 1.830, a los 76 años de edad, es nombrado director y maestro de la
         Escuela de Tauromaquia de Sevilla, por orden del Rey.

  • Año 1.831: en la Escuela se permitía, a los 77 años, hacer quites a los toros para salvar las
         malas situaciones de sus jóvenes alumnos.

  • Mató su último toro: en Madrid, a los 77 años, brindando a la Reina.

  • Muerte de Pedro Romero y Martínez: en Ronda el 13 de febrero de 1.839, a los 85 años de
         edad, siendo enterrado en un viejo cementerio y con el paso del tiempo sus restos
         desaparecieron sin que se sepa su último destino.

  • Frases de Pedro Romero: "El toreo no se hace con las piernas, sino con las manos". "Más
         cornadas da el miedo que los toros". "El matador nunca debe saltar la barrera, ni huir con
         espada y muleta". "El cobarde no es hombre. Para torear se necesitan hombres".