El hombre que supo sembrar el pánico en su país (Estados Unidos de América) al retransmitir por la radio la novela "La Guerra de los Mundos" al creer la mayoría de sus oyentes que se trataba de una auténtica invasión de la Tierra por seres extraterrestres; el excelente actor, director y autor norteamericano; el genial cineasta que cuenta en su haber con películas como "Ciudadano Kane" o "El Tercer Hombre", Orson Welles, vino en repetidas ocasiones a Ronda para rodearse de su ambiente taurino, del que no supo desprenderse jamás.

Tras la muerte de Orson Welles, su hija expresó el deseo de su padre de ser enterrado en esta tierra que tanto le embrujó. Pues bien, en el año 1.986, las cenizas del genial norteamericano fueron depositadas en una finca rondeña. Su relación con los ambientes taurinos de esta ciudad fue tan estrecha que su póstumo deseo fue ligar sus cenizas con la tierra taurina que más que cautivó. Y se cumplió su anhelo. Hoy, y para la eternidad, las cenizas de Orson Welles están y estarán para siempre depositadas en la tierra de Ronda.