CRÓNICAS DE AYER

PERTINAZ SEQUÍA (12-11-1981)
 

 Fue emitida por R. N. E, Radio-1, por el corresponsal en Ronda, el día 12 de noviembre de 1.981. Se refiere a la pertinaz sequía, por la falta de lluvias, en toda España, así como su consecuencia en nuestra ciudad.

La crónica, que tuvo un minuto de duración, nos recuerda que la sequía no es noticia de actualidad, sino que se remonta a etapas pasadas, en repetidos ciclos. Aún así, no debemos despreciar el cambio climático que está afectando más que antes, sobre todo en las temperaturas y la ausencia de nevadas.

La noticia decía así: 

La situación de sequía que se está soportando en España, tiene su repercusión en Ronda. Aquí, gracias a la extracción de agua potable por sondeo del subsuelo, no es previsible que llegue a faltar para el consumo de la ciudad. Aún así, el Ayuntamiento ha ordenado el corte del suministro desde las 12 de la noche a las 7 de la mañana, lo que ha representado un síntoma de alarma.

De los dos manantiales más importantes que surten a la población, uno de ellos  ha quedado totalmente inútil (se trata del manantial de La Mina). Unos espeleólogos han explorado el interior de yacimiento, introduciéndose por la galería existente, comprobando la dificultad de aprovechamiento de las aguas subterráneas (1).

El consumo de agua en Ronda es de 120 litros por segundo, recibiéndose, solamente, 90 litros en la actualidad.

En prevención de que la sequía continúe, se ha programado una serie de medidas en tres fases. La primera, prevista para el primer semestre del próximo año, será la realización de nuevos sondeos. La segunda, a medio plazo, la construcción de un depósito regulador de diez mil metros cúbicos. La tercera, a largo plazo, la instalación de una nueva red de distribución. Todo ello, por un importe total de 142 millones y medio de pesetas.

(J. M. H.)

             (1) Un dato curioso que no recoge la crónica, pero que vivimos con interés, fue el descubrimiento que hicieron los espeleólogos que se introdujeron en el interior de La Mina. A su salida, nos contaron cómo habían observado un gran río subterráneo que desembocaba en una sima por donde el agua se perdía. En etapas de mayor abundancia de agua, la sima no podía tragar todo el caudal de río, lo que permitía  la salida del agua hacia el exterior por la boca de La Mina. Otro dato chocante, fue la observación de material de obras (escombros) como restos de tejas y ladrillos, dentro de La Mina, en los márgenes del río, sin explicarse la procedencia, toda vez que se hallaban en el interior de la cavidad. Al comentar el suceso con personas de mayor edad, achacaban el motivo, a que en Ronda había gran cantidad de simas (hoy tapadas) por las que se acostumbraba a echar los escombros procedentes de las obras. La hipótesis concluyente, fue que por el subsuelo de Ronda discurre un río, que tiene un rebosadero por su salida de La Mina. La citada hipótesis se podría convertir en tesis, si se hubieran hecho los consiguientes estudios geológicos de la zona y no se hubieran tapado las múltiples simas, en su tiempo abiertas, que, según dicen, estaban en diferentes lugares del Mercadillo.