CRÓNICAS DE AYER

NUEVO MERCADO DE MINORISTAS (23-7-1982)
 

 La información que ahora trascribimos, fue emitida en Radio Nacional de España, en el programa informativo de las 13,30 de Málaga, el día 23 de julio de 1.982. 

El actual mercado de minoristas de Ronda, tiene los días contados. La vieja, poco confortable, y un tanto destartalada Plaza de Abastos, va a ser sustituida por unas modernas instalaciones, construidas en diferentes lugares de la ciudad, coincidiendo con las zonas de más población. 

El próximo lunes, día 26, se celebrará la subasta pública de los locales del Mercado de San Cristóbal, cuyos trabajos están a punto de finalizar. 

Este primer mercado de los que se construirán en Ronda, dará servicio a una población estimada de unos veinte mil habitantes, por ser el centro de la zona de ensanche de la ciudad, con importantes barriadas en su entorno. 

El cierre y posterior derribo del mercado actual, permitirá continuar con la ordenación de la cornisa del Tajo, comunicando el moderno Paseo de Blas Infante con el Puente Nuevo, condición exigida por la Dirección General de Arquitectura para completar y finalizar la importante, costosa y bellísima ordenación de aquella zona.

(J. M. H.) 

            Al leer esta crónica, hay que contemplar algunos puntos interesantes, sobre todo para aquellos que, por su juventud, no conocieron la ciudad de Ronda en 1.982:

-El viejo mercado estaba situado junto al viejo Ayuntamiento, hoy Parador Nacional de Turismo.

-Cuando dice que el nuevo mercado se sitúa en la "zona de ensanche", con el paso de los años hemos comprobado que el pronóstico de los políticos de aquellos años se ajustaba a la verdad, sobre todo al comprobar cómo, en la actualidad, el crecimiento de Ronda por esa zona ha sido sorprendente y espectacular.

-Comprobamos que políticos rondeños, no cumplieron con el prometido proyecto de construir un mercado en cada zona de mayor población de Ronda, pues solo el de San Cristóbal fue realidad.

-La construcción de la Cornisa del Tajo, de la que solo falta el tramo del hotel Reina Victoria y la zona del Restaurante Escudero, fue con el patrocinio del Estado español, a través de la Dirección General de Arquitectura.