NUESTRO COMENTARIO

INVESTIGACIÓN JUDICIAL CONTRA UN EXPOLÍTICO DE RONDA.

La alcaldesa de Ronda, Teresa Valdenebro, se podría ver implicada ante la Justicia, después que el “Caso Boda” vuelva a la actualidad tras varios meses en el olvido.

Toda la prensa rondeña, Diario Sur, Diario Ronda Y Ronda Semanal, se hacen eco de esta noticia que se centra en los Juzgados de nuestra localidad.

Debemos hacer un breve recordatorio de los acontecimientos, para retomar un tema que fue escándalo político a escala nacional y que destapó el Diario ABC.

La trama del guión de la fábula, podría ser el siguiente: La hija de un concejal perteneciente al tripartito político que forma el Equipo de Gobierno (Partido Socialista Obrero Español, Izquierda Unida y restos del desaparecido Partido Andalucista), contrae matrimonio civil, siendo la oficiante la alcaldesa del pueblo. Casa, por tanto, a la hija de un compañero de la Corporación, en una determinada fecha. Por razones de conveniencia para la novia, el certificado de matrimonio se expide con otra fecha distinta. Casualmente, la novia, es contratada por el Hospital Público de Ronda, perteneciente a la Junta de Andalucía. Coincide la incorporación al trabajo, con su proyectado viaje de novios a Estados Unidos. Al no estar en Ronda, no puede incorporarse a su nuevo puesto como enfermera. El cambio de fechas, beneficia a la hija del concejal y consigue el contrato de trabajo. Como consecuentemente, obtiene el permiso para poder viajar a Nueva York, con todos los beneficios que le otorga la legislación. El Diario ABC destapa la posible corruptela y, como consecuencia, se organiza un escándalo monumental. La alcaldesa niega su participación en la trama y el concejal, padre de la inocente novia, dimite. El asunto termina en los Juzgados rondeños y, ahora, se reanima de nuevo la gresca, cuando el dimitido concejal y padre de la protagonista de la fábula, acusa a su antigua compañera y actual alcaldesa del pueblo de conocer siempre el cambio de fechas en el acta matrimonial, indicándole que fuera en aquellos días al Servicio de Atención al Ciudadano del Ayuntamiento para que se modificara el acta de la boda. El delito en cuestión, sería de “falsedad documental”, si no acarrea otros inherentes a los cargos públicos que ostentan democráticamente; pero eso lo veremos ciando actúe la Justicia pudiendo afectar, no solo al ex-concejal, sino a la propia regidora o a algún funcionario, si se demuestran las acusaciones que están recibiendo.

Las fechas alteradas en los documentos (hasta seis, según el Diario Ronda) fueron el 17 de junio de 2.107, por el 17 del mismo mes.

Con la reanimación del escándalo, tras conocerse las declaraciones del investigado ex-concejal ante la Justicia, ha aparecido la reacción de los políticos de la oposición. Desde el Partido Popular, dicen que se ha cometido un hecho injusto, falto de ética e ilegal, acusando a los concejales de Izquierda Unida y andalucistas, de no hacer ninguna declaración al respecto.

Confiando en la presunción de inocencia, no vamos a opinar sobra la implicación de nadie en el tema, pero políticamente sí opinamos que todos los partidos políticos de la actual Corporación, deberían hacer una declaración explicativa a los ciudadanos sobre asunto en cuestión. Sería lo más sano y democrático ante los “súbditos” que los votaron. Las responsabilidades políticas, que nada tienen que ver con las judiciales, deben implicar también a los que optan por el silencio, por aquello tan español, como “el que calla otorga”. De los partidos del Equipo de Gobierno, nada nos ha llegado a esta redacción explicando su opinión respecto a sus compañeros, siquiera sea para que no les salpique el presunto delito, si es que la Ley así lo califica.

Desde la oposición, los populares se quejan de que se arremeta contra ellos por denunciar casos como estos, argumentando que ellos no son responsables de ciertas actuaciones, a todas luces incorrectas. También hacen alusión al portavoz del otro partido en la oposición, Marín Lara, de Alianza Por Ronda (APR), con una frase que el Diario Ronda resalta diciendo que los Populares no van a admitir lecciones de moralidad de la señora Valdenebro ni del señor Marín Lara.

La situación política en España, tanto en determinados Gobiernos que hemos padecido, como en algunas Comunidades Autónomas, o en determinado Ayuntamientos, nos ocasiona un estado de desconfianza ante la clase política que alimentamos con el sudor de nuestra frente, porque, en vez de trabajar por el bienestar de los ciudadanos, se ocupan de sus propios intereses, bien de partido o bien personales, a costa de los impuestos que obligatoriamente pagamos. Esta marea de individuos que pretende vivir a costa de los contribuyentes, va creciendo en España hasta límites insostenibles. Cuando las pensiones alarman a la población por su falta de recursos, cuando los recortes se realizan en todos los aspectos sociales, cuando la sanidad va en declive y las quejas de los profesionales  claman al cielo, los políticos siguen enganchados a la ubre de la vaca, como si con ellos no fuera, proliferando como mala hierva en medio de un trigal, desoyendo a los ciudadanos, como ocurre en Ronda con el anunciado corte al tráfico del Puente Nuevo, que se anuncia para el próximo 25 de enero, un día después del Día de la Virgen de la Paz, Patrona y Alcaldesa Perpetua de Ronda, de cuyo cargo honorífico, entendemos que estará a punto de dimitir, por aquello de que las comparaciones son odiosas.